fbpx

Fachadas ventiladas en piedra natural

Fachadas ventiladas en piedra natural

Ahorro energético y aislamiento acústico con fachadas ventiladas en piedra natural

 

Unas de las demandas de arquitectos y constructores para elegir un material en fachadas ventiladas es que éste, no solo reúna características estéticas, sino que también, dé respuesta a exigencias técnicas. En este sentido, el sistema de fachadas ventiladas en piedra natural, además de ser indiscutiblemente duradero, tiene valiosos atributos que contribuyen a reducir el gasto energético, así como el fomento de la habitabilidad de los edificios, debido a sus propiedades aislantes.

Edificio apartamentos Noruega mármol Blanco Macael

En este edificio de apartamentos, situado en el centro financiero de Oslo, Noruega, se ha instalado una fachada ventilada con 4000 metros cuadrados de mármol Blanco Macael, en acabado arenado y piezas de 210x150x3. El objetivo del ambicioso proyecto era explotar, al máximo, el efecto chimenea, uno de los principales reclamos de este ventajoso elemento de construcción. Esto, unido al uso de la piedra autóctona de Macael (Almería), viene a solucionar los problemas de malas temperaturas, humedad y ruido.

La estructura de la fachada ventilada en piedra natural consiste en tres piezas: una capa exterior en piedra, seguida de una cámara de aire que la separa de la cubierta interior del edificio. La virtud de este sistema es el aire concentrado entre las dos capas que, en invierno, se calienta y mantiene la estancia interior protegida del frío y, en verano, la resguarda del sol y la hace más fresca. Esto supone un importante ahorro energético, sobre todo, en zonas de temperaturas extremas o muy cambiantes. Además, este tipo de estructura es también una solución a la humedad y a la contaminación acústica gracias a sus propiedades aislantes.

La piedra natural es aquí un elemento que añade valor a este tipo de revestimiento exterior. En este caso, el uso del mármol Blanco Macael, caracterizado por su bajo coeficiente de porosidad, favorece la durabilidad
de la fachada, además de soportar grandes presiones provocadas por el viento y por el propio peso del material. Técnicamente, su carencia de líneas de fracturas y homogeneidad en masa favorecen también la opción de
utilizar soportes tanto de carácter lineal, como puntual.

 

Descubre más sobre proyectos en piedra natural en nuestra revista ‘Mármol / Architecture & Design’.