fbpx

Entrevista Alberto Campo Baeza

Entrevista Alberto Campo Baeza

Entrevista con el arquitecto Alberto Campo Baeza

“Tengo una querencia especial a este mármol, blanquísimo, de Macael.”

 

Alberto Campo Baeza

Vallisoletano de nacimiento, pero criado a los pies de la Caleta gaditana. Su padre era cirujano y de él, ha heredado su espíritu analítico; de su madre, la decisión de ser arquitecto, como su abuelo. Alberto Campo Baeza (1942) acaba de recibir el Premio Nacional de Arquitectura. Se graduó en la Universidad Politécnica de Madrid en 1971 y, en 1982, obtuvo allí su doctorado. Desde entonces, reside en la capital y compagina su profesión de arquitecto con la de docente. Es catedrático de Proyectos en la Escuela de Arquitectura de Madrid y ha dado clases en más de diez universidades internacionales. Escribe sobre arquitectura y es un admirador de la poesía. Sus obras tienen un amplio reconocimiento. Entre las más destacadas, se incluyen la Casa del Infinito (Cádiz, 2014), el espacio público Entre Catedrales (Cádiz, 2009), la Casa Olnick Spanu (Garrison, Nueva York, 2008), el Museo de la Memoria de Andalucía (Granada, 2010), una guardería para Benetton (Treviso, Italia, 2007), la sede de Caja Granada (Granada, 2001), la Casa De Blass (cerca de Madrid, 2000) y la Casa Gaspar (Cádiz, 1992).

Dice que la luz es su material más importante, y la piedra natural está presente en varias de sus obras singulares. Para él, la arquitectura es inefable.

 

La arquitectura como la medicina, es una disciplina que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas. ¿Cuáles son los principios sobre las cuáles se sustenta su arquitectura para contribuir a este fin?

La razón, la lógica, la economía de medios, la belleza, son algunos de los principios sobre los que se debería sustentar toda arquitectura. Mejor que yo, lo enuncia Vitrubio: UTILITAS, FIRMITAS y VENUSTAS.

Huye de la arquitectura estrambótica y que busca el espectáculo. ¿Qué ingredientes o cualidades debe tener una obra que, alejándose de estos conceptos, aspire -desde su punto de vista- a lograr la belleza?

Sencillez. Serenidad. Racionalidad. Con Vitrubio: UTILITAS y FIRMITAS para lograr la VENUSTAS, la belleza.

Me atrevo a decir que es un arquitecto ‘selectivo’ dado que, a pesar de su gran bagaje e, imagino que muy a conciencia, ha llevado a cabo 45 obras. ¿Qué tiene que tener un proyecto o cliente, para que suscite su interés y consiga que se vuelque en él? Por el contrario, ¿qué puede hacer que, dicho proyecto, sea rechazado?

Todos los proyectos me interesan. Sobre mi mesa, una casita en Canarias de 9×6 metros. Pero debo confesar que me gustaría hacer un rascacielos, ¡en Manhattan! Rechazo los proyectos de los clientes que son irracionales.

Comentaba usted que: “Del mismo modo que la memoria es el primer instrumento, la luz es el primer material, el más lujoso”. ¿Qué otros materiales forman también parte imprescindible de su trabajo? ¿Qué lugar ocupa la piedra natural en él?

 Los materiales se deciden con cada proyecto, dependiendo de muchos factores. Yo he utilizado todos los materiales. He utilizado la piedra muchas veces, con muy buenos resultados siempre.

Catedrático de Proyectos en la Escuela de Arquitectura de Madrid y profesor en más de diez universidades internacionales. ¿Cree que existe una buena formación en cuanto a materiales en España? ¿Qué diferencias hay con respecto al resto de universidades en las que ha dado clase?

Dice Kenneth Frampton que la Escuela de Arquitectura de Madrid es la mejor del mundo, (y le hicimos Doctor Honoris Causa). La formación es muy completa, también en cuanto a materiales se refiere. No es muy diferente a las otras Escuelas en las que he dado clase, también en la de la UPC de Barcelona, que es magnífica. Y este curso daré clases de Proyectos en la prestigiosa NYIT de Nueva York.

¿Considera interesante incluir una materia específica en arquitectura sobre piedra natural dada las características de la misma? ¿Por qué?

No es necesario porque los profesores, todos, siempre hablamos de la piedra y muy bien. De piedra es el Panteón de Roma, y también el Pabellón de Barcelona de Mies Van der Rohe. Lo más antiguo y lo más moderno.

En su texto, «Socializar el suelo o morir», plantea la problemática que genera para los jóvenes arquitectos en España el hecho de que el trabajo esté muy mal repartido y que éstos, cuantitativamente, sean muy numerosos. Partiendo de la base de que el problema está fuera de su control, (del de los nuevos arquitectos), ¿qué les recomendaría usted, no solo como docente, sino como arquitecto, para cambiar esta dinámica y crear un futuro distinto para estas generaciones?

Los Colegios de Arquitectos tendrían que entrar a saco en estos temas sociales. Para repartir el trabajo entre todos de manera racional y defender la arquitectura en una sociedad tan ignorante y tan inculta como la nuestra. Defender a las generaciones más jóvenes que están muy bien formadas.

El ADN de la Marca Macael está presente en varios de sus proyectos singulares: el Museo de la Memoria de Andalucía y el Espacio Entre Catedrales. ¿Qué representa la piedra autóctona de Macael, el mármol Blanco Macael, en ellos?

Ya en 1978, tras ganar el correspondiente concurso, hice la Plaza de la Catedral de Almería con adoquines de mármol Blanco Macael. Los hizo divinamente Nevado, de Almería. Y luego, los pavimentos del Ayuntamiento de Fene, en 1980. Y la tienda de Jesús del Pozo en la Calle Almirante de Madrid, en 1988. Todos los días paso por delante. Y en el 2009, hice el espacio Entre Catedrales en Cádiz con adoquines de Macael y, también en 2009, el Museo de la Memoria de Andalucía. Tengo una querencia especial a este mármol, blanquísimo, de Macael.

La piedra natural jamás será algo de moda, porque siempre ha sido una constante en la arquitectura. Se ha adaptado a cada civilización y, cada época y estilo arquitectónico, la ha interpretado de una forma. Actualmente, sus aplicaciones son infinitas gracias, también, a los avances en tecnología. Desde su visión como arquitecto y docente conocedor de este material, ¿qué cree que, actualmente, le aporta la piedra a un proyecto frente a otro que no la incluya?

La piedra no es antigua ni moderna. Aporta siempre algo tan importante como la permanencia en el tiempo.

Como recomendación suya a las empresas de nuestro sector: ¿Cuál cree que debería ser el modelo de negocio de las empresas que se dedican a proyectos integrales y están en estrecha colaboración con los profesionales de la arquitectura, interiorismo, diseño, etc.?

Deberían estar más al servicio de los arquitectos; tecnológicamente, estar en punta y, económicamente, ser accesibles. Los arquitectos, todos, también los más avanzados, estamos todos del lado de la piedra.

 

Descubre más entrevistas y proyectos en piedra natural en nuestra revista Mármol/Architecture & Design.