La identificación geográfica del mármol almeriense, para 2018

La identificación geográfica del mármol almeriense, para 2018

Las cosas de palacio van despacio. Nunca mejor dicho. A esta popular frase se tienen que agarrar sin más remedio los empresarios del mármol almeriense en relación con sus intenciones de promover una marca diferenciada para su producto artesanal, con el objetivo de dirigirse así a los mercados internacionales con un aval que garantice su buen hacer y aumentar de esta forma su competitividad frente a países terceros, que en muchos casos compiten vía precio, por los menores costes de mano de obra, o bien por una menor calidad de la materia prima. La Asociación de Empresarios del Mármol de Andalucía (AEMA) lleva promoviendo este proyecto desde hace más de un año y medio, tal y como adelantó el presidente de AEMA, Antonio Martínez, a Diario de Almería en diciembre de 2012, coincidiendo con los cien primeros días al frente de la asociación.

Tras su presentación a las autoridades competentes de la Comisión Europea, en un viaje a Bruselas en abril del año pasado, se van despejando las incógnitas de los plazos y del tipo de figura que protegerá a los productos elaborados con piedra natural almeriense.

NOTICIA 2_1Según Antonio Martínez, definitivamente el sello de calidad se denominará identificación geográfica protegida. De momento, la tramitación va por buen camino, aunque más lenta de lo que le gustaría al sector. En breve se publicará un Libro Verde, que debe recoger las principales características de los productos elaborados con mármol almeriense para establecer los requisitos de elaboración.

Posteriormente, está prevista la elaboración de un Libro Blanco, que ahondará en estos requisitos y características, ya definitivas.

A continuación, la Comisión Europea deberá aprobará la directiva europea correspondiente a esta figura de calidad; y por último, se tendrá que llevar a cabo la transposición de esta directiva europea a la normativa española, al igual que al resto de países miembros de la UE para su aplicación y su entrada en vigor, lo que se espera para dentro de cuatro años, según AEMA.

Una vez conseguido, AEMA podrá constituir un consejo regulador con unas normas de funcionamiento y unos requisitos para formar parte de él, además de velar por su cumplimiento

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*